Corcho natural

¿Cómo se obtiene?



La extracción del corcho es un proceso respetuoso con el entorno y de bajo impacto, obteniendo recursos renovables ya que no se tala el árbol.

Conocida con el nombre de «saca o descorche» la extracción es llevada a cabo durante los meses de junio a septiembre pues es la fase más activa del corcho. En esta época, las «collas» (grupos) de «peladores o sacadores» extraen la corteza del árbol realizando cortes horizontales y verticales que delimitan el trozo de «plancha o pana» a extraer. Una vez sacadas se dejan a los pies del árbol y son recogidas por los «amontonadores», que las separan en función de su calidad para posteriormente, ser recogidas y transportadas a fábrica.

Cuando el árbol cumple ciertos requisitos en altura y circunferencia (aproximadamente a sus 25 años de edad) se realiza la primera «pela», de donde se extrae el corcho «virgen o bornizo» (el típico utilizado para los portales de Belén), en la segunda «saca» se extrae el llamado corcho «segundero o secundario» (materia prima con una más regular), y ya en la tercera «saca» se consigue un corcho de alta calidad.

Un alcornoque, generalmente, llega a resistir una media de 12 – 16 «pelas» (acción de sacar). Entre pela y pela hay que darle tiempo al árbol para que se regenere por eso se suelen hacer cada 9, 12 o 15 años según la importancia del crecimiento y la zona.





© Copyright Suberlev 2017
Suberlev

inicio         corcho natural         corcho suberlev         galería         actualidad         contacto